Carta del Presidente

Estimados amigos y colaboradores:

Como todos sabéis Sotrafa, S.A. fue adquirida por el Grupo Armando Álvarez en 1990, su principal objeto social es la transformación de materias plásticas, su característica más destacable, la continua búsqueda de soluciones para la agricultura.

Fundado en 1964, el Grupo Armando Álvarez se compone de diferentes empresas que se han ido incorporando a lo largo de la historia del Grupo, entidades jurídicas independientes, que como parte del mismo actúan bajo la misma filosofía de trabajo y respeto a las normas y principios comúnmente aceptados.

Los tiempos evolucionan y plenamente alcanzada su consolidación social, el Grupo Armando Álvarez quiere mostrar su compromiso formal y decidido, dentro del marco que en cada momento demande la actividad empresarial, con los estándares de conducta empresarial establecidos a nivel nacional e internacional, fundamentalmente a través del seguimiento de las recomendaciones emanadas por la Organización y Cooperación para el Desarrollo Económico (OCDE). Ello permitirá, a través de la aplicación de dichas recomendaciones y las normas y principios del Gobierno Corporativo, mitigar riesgos y alcanzar mayores metas futuras en los servicios prestados a sus accionistas, y en general al tejido industrial nacional e internacional.

En respuesta a este compromiso que mantiene con el cumplimiento normativo y la ética empresarial, el Grupo dispone de:

– Un Código de Buen Gobierno de los Administradores en el que se fijan las pautas de comportamiento para las actividades de la dirección de las empresas que conforman el Grupo,
– Un Modelo de Prevención de Delitos como instrumento que imposibilite las conductas delictivas dentro de la empresa.
– Un Código de Conducta Empresarial que supone el reflejo escrito y público de un conjunto de principios/valores en el comportamiento empresarial, así como en la conducta de sus directivos y empleados.

Trabajamos por un futuro mejor para las personas, para nuestros clientes, nuestros empleados y la sociedad en general, más allá del mero cumplimiento de las obligaciones legales.
Sirvan estas normas aprobadas por el Consejo de Administración que presido como expresión formal de tal compromiso.

José Ramón Álvarez Ribalaygua

Presidente

Código de Buen Gobierno

Actualmente, el Grupo Armando Álvarez es el mayor transformador español de films plásticos de polietileno. Compuesto por un conjunto de empresas con alta calidad de complementarse entre sí, el Grupo forma parte hoy en día de un reducido grupo de empresas que lideran el sector en Europa. La posición actual de liderazgo dentro del sector ha sido lograda paso a paso siguiendo una estrategia de adquisición de empresas complementarias a las líneas de producto centrales del Grupo.

Las guías de gobierno corporativo descritas en el Código complementan lo establecido en los Estatutos Sociales de cada empresa del Grupo Armando Álvarez. En desarrollo de las disposiciones estatutarias correspondientes y del marco jurídico aplicable, todas las empresas del Grupo adoptan el presente Código de Buen Gobierno de los Administradores.

El Código de Buen Gobierno fija las pautas de comportamiento para las actividades de la dirección de las empresas que conforman el Grupo. Igualmente, reitera el compromiso ya existente de respetar principios éticos frente a terceros vinculados con la empresa tales como el Estado, la comunidad, los accionistas, y demás inversionistas; principios que constituyen criterios obligatorios para la interpretación y aplicación de este Código, al igual que la visión, la misión, la filosofía corporativa y los objetivos estratégicos.

Una compañía global
comprometida con tu éxito.

Tradición, respeto por las
personas e integridad.

Modelo de Prevención de delitos

Carta del Responsable de Cumplimiento Normativo

Estimados compañeros y colaboradores,

Es al órgano de Administración de la Sociedad al que le corresponde diseñar la estrategia y aprobar las Políticas Corporativas de la empresa. En el ejercicio de esta responsabilidad ha implantado un Modelo de Prevención de Delitos y un Modelo de Conducta Empresarial, cuya finalidad es lanzar un mensaje rotundo de oposición a la comisión de cualquier acto ilícito por parte de directivos, empleados o terceros que se relacionen con la empresa, resaltando la voluntad de la Sociedad de combatirlos y prevenir un deterioro de su imagen y valor reputacional.

Para ello se han implementado un conjunto de medidas dirigidas a la prevención, detección y reacción ante posibles delitos (cometidos en el seno de la misma y en su beneficio directo o indirecto) y me han nombrado Responsable de Prevención Penal. Podéis dirigiros bien a través del canal de denuncias habilitado en la intranet de la empresa, o mediante correo ordinario a mi atención personal, a la dirección postal del Grupo, para poner en mi conocimiento cualquier práctica fraudulenta o ilícita de la que tengáis conocimiento rellenando los formularios habilitados al efecto.

La Sociedad no admitirá ningún tipo de represalia sobre aquellos empleados que comuniquen de buena fe, presuntos incumplimientos y sancionará, con arreglo a las normas laborales vigentes, la comisión de cualquier acto ilícito, sin perjuicio de otras responsabilidades que pudieran concurrir.

Jesús García Nieto
Responsable de Prevención Penal

Código de Conducta Empresarial

¿Qué es el Código de Conducta Empresarial de Sotrafa, S.A.?

El código de conducta empresarial de Sotrafa, S.A. es el núcleo que identifica el estándar de conducta que la Sociedad quiere observar en toda su actividad empresarial. Se trata de un estándar de conducta normalmente más exigente que el definido por la legislación aplicable en los distintos países en los que la Sociedad desarrolla su actividad.

Supone la articulación de un conjunto de principios/valores en el comportamiento empresarial, así como en la conducta de los directivos y de los empleados de la Sociedad. El código de conducta empresarial también es un reflejo escrito de un compromiso público de la Sociedad con esos principios/valores.

El código de conducta ha sido definido por el Consejo de Administración/los administradores de la Sociedad como máximo órgano de administración y supone un compromiso de máximo nivel.